“En el Reforma, el especialista en temas electorales, Jorge Alcocer, escribe que: “¿quién lo inició, o a partir de cuándo adquirió visos de verdad? No tengo la respuesta. Me refiero a la creencia -mito- de que la elevada abstención beneficia de manera directa al Partido de la Revolución Institucional (PRI) […] la evidencia empírica nos dice que el PRI ha ganado, y perdido, en elecciones federales, presidenciales e intermedias, con alta participación ciudadana en las urnas; en cambio, no tenemos evidencia que muestre al PRI ganando elecciones federales con alta abstención. En primer lugar, porque de 1997 a 2012, sin importar el nivel de participación/abstención, ningún partido ha obtenido, por sí mismo, mayoría absoluta en la Cámara de Diputados; y en segundo lugar, porque no hemos tenido participación nacional por abajo del 40 por ciento. Los datos de comicios locales abonan en el mismo sentido. El argumento de que el boicot debe ser rechazado porque beneficiará al PRI es un mal argumento. Por las evidencias y porque supone que quienes atiendan el llamado al boicot, de ir a votar, lo harían por partidos diferentes al PRI. Lo segundo es igual a suponer que quienes no declaran intención de voto a los encuestadores votarán por la oposición. Ambos supuestos son un mito, y como tal deben ser tratados […]. Más allá de los mitos, ir a votar es un derecho y una obligación”. (sin embargo.com)