Marco Antonio Aguirre Rodríguez
Místicos y Terrenales
  • La alianza de los Yunes, sigue
  • Y no hay alianza FHB-EPN
  • UPAV, debe llamarse Guillermo Zúñiga

 La alianza entre los Yunes priistas, sigue firme.

Y tiene un vértice de confluencia: No a la impunidad.

Ambos proclaman, desde ya, que el suyo será un gobierno con una visión distinta, donde se buscará el crecimiento del estado y que se impedirá que continúen los actos de mal uso de los fondos públicos.

Tanto José Yunes Zorrilla, como Héctor Yunes Landa ratificaron su intención de mantener la alianza, cada uno por su lado, pero también mostraron que no existe intención de arriar la bandera en cuanto a la aplicación de la justicia para quienes se aprovecharon de los recursos de Veracruz y se los apropiaron.

Las versiones sobre el fin de la alianza de los Yunes priistas se dejo correr tanto por el acercamiento que Héctor Yunes tuvo con el gobierno de Javier Duarte, primero, como por la aparición en Veracruz y el nombramiento de Fidel Herrera como delegado del PRI en Oaxaca.

Probablemente Héctor Yunes comprobó que le es más costoso el mostrarse abiertamente como cercano a Javier Duarte, que mantener la posición de la alianza con el otro senador priista por Veracruz.

En este panorama también se dejó correr otra versión: El PRI en Veracruz, los candidatos de Fidel Herrera, arrasarán en las elecciones del 7 de junio y esto le permitirá al jefe de la Fidelidad designar candidato al gobierno del estado en el 2016.

De hecho se ha buscado construir una imagen de alianza entre Fidel Herrera y Enrique Peña Nieto, para fortalecer esta visión.

Pero el mismo César Camacho, presidente del PRI nacional, en ese juego semiótico al que son tan adeptos los políticos mexicanos-sobre todo los formados en la escuela del priismo tradicional- tendió la línea directa: A los únicos que tuvo a su lado en toda la gira que realizó en Veracruz, fue a los senadores Yunes, José y Héctor.

A eso se le añade que la tendencia del PRI para sus candidatos a gobernador se basa en dos vertientes:

  1. La colocación en los índices de popularidad y aceptación entre la población del estado.
  2. Tener una imagen positiva y que beneficie de entrada a este partido.

Y los mejores posicionados son tanto Héctor como José; los demás nombres, en cualquier levantamiento, aparecen con índices tan bajos que apenas sí figuran.

En el tema de la impunidad incluso José Yunes puntualizó que ni siquiera el fuero de una diputación debe ser escudo protector para quienes hayan tergiversado la función pública en Veracruz.

La intención de aplicar la justicia va más allá y refiere que se debe luchar contra la impunidad de cualquier acto ilícito, porque este es uno de los grandes males del estado y del país.

Así pues, la alianza entre los Yunes sigue.

Ambos continuarán apoyando a los candidatos a diputados del PRI, porque para ambos es inconveniente que su partido pierda las elecciones.

Pero además, lo harán ya con la seguridad de que aún cuando ganen los candidatos de Fidel Herrera, la intención en el priismo nacional es que será postulado en el 2016 quien esté en mejores condiciones de propiciar el triunfo de este partido.

En el PRI nacional saben que el panorama actual es propicio para que Miguel Ángel Yunes, patriarca de los Yunes azules, arrase en una elección contra algún candidato débil, sobre todo si está identificado con la desgastada y más que maltrecha imagen del gobernador Javier Duarte.

Las señales –pues- siguen siendo de no quererle dejar a la Fidelidad (y sus hijos y nietos) la sucesión gubernamental en el estado… Y que al permanecer la alianza de los Yunes priistas, uno de ellos será el candidato al gobierno del estado en el 2016.

 UPAV, DEBE LLAMARSE GUILLERMO ZÚÑIGA. El 23 de abril falleció Guillermo Zúñiga Martínez, el creador de la Universidad Popular Autónoma de Veracruz (UPAV), un esquema tan práctico y pragmático de crear profesionistas en diferentes ramas, que aún siendo una instancia dependiente del gobierno del estado, prácticamente sobrevivió con sus propios recursos.

El esquema inicial se puso en marcha con las preparatorias, las cuales proliferaron rápidamente, por la facilidad para instalarlas ahí donde hubiera alumnos interesados en cursar estudios de este tipo.

Veracruz es un estado con bajos, muy bajos, índices de escolaridad y el esquema propuesto permitía también elevar estos con bajos costos.

Después se creó el Instituto Veracruzano de Educación Superior desde donde se impulsó la impartición de carreras universitarias, para luego convertirse en la UPAV.

La Universidad sobrevivió por el empuje de Guillermo Zúñiga, porque el presupuesto le fue retenido y escamoteado como a muchas otras instancias.

Guillermo Zúñiga participó en la creación de muchas otras instituciones educativas en el estado, además del papel político que jugo en la vida de la entidad.

Por eso, siguiendo la propuesta de Felipe Bustos, sería más que conveniente que se cree un grupo promotor para que a la UPAV se le agregue el nombre de Guillermo Héctor Zúñiga Martínez. Las miles de muestras de afecto llegadas de todo el estado y hasta del extranjero son muestra de que la intención encontrará un camino liso.