En 1997 Fidel Herrera fue candidato a diputado federal por el Partido Revolucionario Institucional en el Distrito con cabecera en Boca del Río compitió contra uno de los lideres morales del panismo veracruzano de aquellos tiempos, el ingeniero Alfonso Gutiérrez de Velasco, que en apariencia tenía todas las posibilidades para ganar. Sin embargo, el resultado favoreció a Fidel Herrera Beltrán quien desplegó una intensa campaña en todos los municipios que conforman ese distrito. Ahora, el Partido Verde postula a Carolina Gudiño, una protegida política de Fidel, que ya perdió una elección para diputada cuando fue candidata por el distrito de Veracruz y prácticamente estuvo en la lona electoral en 2010 pero con negociaciones en lo oscurito programadas desde el gobierno salvó su elección y así pudo convertirse en presidenta municipal del puerto jarocho; ya se sabe quién alienta esta candidatura y los motivos para hacerlo, compite la ex alcaldesa con el candidato panista Francisco Gutiérrez de Velasco, hijo de don Alfonso, que tiene el duro reto de sacar adelante a su partido frente a una estrategia en la que el PRD la hace de Patiño del priismo con un candidato de manejo plástico. Esta elección lleva implícitos otros considerandos que merecen seguimiento porque sus resultados repercutirán sin suda en la elección de 2016.