shutterstock_136457129

Ciudad de México, 22 de abril (SinEmbargo).– Científicos de la Administración Nacional de la Aeronáutica y del Espacio (NASA, por sus siglas en inglés) afirman que, tras una búsqueda exhaustiva, no se han encontrado señales obvias de vida en el universo. Por supuesto, se trata apenas de una pequeña parte del cosmos la que se ha estudiado, sin embargo, este resultado no deja de plantear dudas sobre la soledad del ser humano. ¿En realidad hay esperanza de encontrar vida alienígena algún día o simplemente estamos solos sin mayor compañía que la que hay en la Tierra?

En materia de búsqueda de vida extraterrestre, los científicos se desdicen con más frecuencia de lo que a muchos les gustaría. El caso más inmediato es el de apenas una semana. Entonces, después de que científicos de la NASA anunciaron su certeza de encontrar vida extraterrestre en los próximos 20 años, un equipo de científicos contradijeron estas declaraciones al decir no que han encontrado signos evidentes de vida extraterrestre avanzada después de buscar en 100 mil galaxias.

Los entusiastas de la primera teoría podrán decir, ¿cómo pueden estar tan seguros de esto? En este caso, los investigadores usaron información del observatorio espacial WISE de la NASA para buscar la energía irradia a lo lejos en forma de calor.

“La idea detrás de nuestra investigación es que si una galaxia entera había sido colonizado por una civilización avanzada con capacidad espacial, la energía producida por que las tecnologías de civilizaciones sería detectable en longitudes de onda del infrarrojo medio”, dice Jason T. Wright, profesor de la Universidad Estatal de Pensilvania (Penn State) que inició la llamada Encuesta para Vislumbrar el calor de las Tecnologías Alienígenas.

Wright explica que cuando una civilización avanzada utiliza grandes cantidades de energía, esta energía debe ser irradiada en forma de calor. “Esta misma física básica hace que tu computadora irradie calor cuando está encendida”, agrega Roger Griffith, investigador de Penn State y autor principal del artículo elaborado a través de alrededor de 100 millones de registros de detección por satélite, en busca de galaxias que emitieran demasiada radiación del infrarrojo medio.

Ya son varios los planetas que prometen ser la próxima "Tierra", pero ¿es así en realidad? Foto: NASA

Después de esto, Griffith redujo el margen a 100 mil galaxias potenciales y encontró que, de estas, aproximadamente 50 tienen “niveles inusualmente altos de radiación del infrarrojo medio”.

Wright dice que esto significa que en las galaxias examinadas no hay presencia de aliens. “Estas galaxias son miles de millones de años antiguedad que debería haber pasado un montón de tiempo para que ellas se llenaran de civilizaciones extraterrestres, si es que existen”, dice. “O bien, no existen o aún no utilizan la energía suficiente para que nosotros las reconozcamos”.

A pesar de que no hay signos evidentes de vida avanzada, todavía hay una oportunidad para demostrar que los extraterrestres están ahí fuera. Wright dice que planean mirar más de cerca de las galaxias para determinar si el calor generado procede de fuentes naturales o de civilizaciones avanzadas. No obstante, advierte: “Este estudio piloto es sólo el comienzo.”

VIDA IRRECONOCIBLE

Los más optimistas afirman que no sólo es cuestión de encontrar, sino también de saber “observar”. De modo que, ¿qué tan probable es que haya vida en otros mundos pero no somos capaces de percibirla con nuestros sentidos e instrumentos?

Actualmente se han detectado más de dos docenas de exoplanetas en nuestra galaxia que tienen el potencial para albergar vida; pero, a pesar de que las posibilidades de que exista vida fuera de la Tierra sean altas para muchos, lo cierto es que nadie está completamente seguro de las posibilidades que hay de detectar vida en ellos. ¿Por qué? Porque, por un lado, simplemente no se sabe cómo se verá la vida extraterrestre, publicó Business Insider.

Las características de otro mundos pone a considerar que la vida que pueda encontrarse en ellos sea bastante diferente a la de la Tierra. Foto: Shutterstock

“[La vida extraterrestre] Podría ser tan completamente diferente que nos podría estar mirando a la cara y no seríamos capaces de entender que eso es vida”, dice Christoph Adami, profesor de microbiología y genética molecular en la Universidad Estatal de Michigan.

Toda la vida en la Tierra está basada en el carbono y, de una manera u otra, gira alrededor del oxígeno. Sin embargo, otras formas de vida podrían tener una mecánica completamente distinta. Titán, la luna de Saturno es un ejemplo. El satélite es rico en lagos de metano líquido en la superficie, y tiene bajo contenido de oxígeno. Es obvio que los seres humanos no podrían sobrevivir allí, pero estos lagos podrían albergar formas de vida basadas en metano que son muy diferentes de la vida que tenemos aquí en la Tierra.

No obstante, surge otro problema: Nuestros instrumentos para la detección de vida sólo están diseñados para poner a prueba vida como la nuestra, de otra manera nunca podremos saber si la vida en Titán, u otra vida con química diferente, existe en otros mundos.

Adami ha trabajado en una solución a este inconveniente desde la década de los ’90. Entonces ayudó a desarrollar un programa de computadora muy sofisticado llamado Avida. El programa estudia cómo los organismos digitales -programas informáticos con la capacidad de autoreplicarse y mutar sin intervención humana- evolucionan con el tiempo. Los científicos usan programas como estos para entender mejor los rasgos que impulsan la evolución darwiniana. Por otra parte, su proceso de autoreplicación artificial los hace una gran analogía de la vida real en la Tierra.

En el caso de la búsqueda de vida alienígena, Adami está buscando un rasgo que todas las formas de vida en todo el universo poseerían; un tema universal que iría más allá de los productos químicos de los que están hechos todos los seres. De esta manera, si existe este tema universal y sabemos cómo identificarlo y probarlo, podríamos identificar rápidamente la vida en otros planetas o lunas, aunque que la vida de tales lugares tenga una química completamente diferente en comparación a la que hay en la Tierra.

VER ESTA INFORMACIÓN EN:

http://www.sinembargo.mx/22-04-2015/1319869