“La Jornada, asegura en su Editorial, que: “un día después de que el Senado de la República aprobó un dictamen de reforma política para el Distrito Federal, […] éste fue rechazado por los partidos de oposición en la Cámara de Diputados […]. Es innegable la necesidad de avanzar en una modificación del estatuto constitucional del Distrito Federal que consagre la plena igualdad de éste respecto del resto de las entidades federativas y lo dote de plena soberanía política, fiscal y en materia de procuración de justicia y seguridad […]. Precisamente, por eso resultaba inaceptable la versión de reforma política aprobada por el Senado, en la medida en que se sustentaba en la creación de una asamblea constituyente, cuya composición no necesariamente reflejaría las preferencias políticas de los capitalinos […]. Si la capital de la República ha debido esperar tantas décadas para librarse de la tutela política del Gobierno federal, sería devastador que el deseado estatuto de soberanía quedara afectado por una representatividad deficiente y sesgada […]. La ciudad de México merece y necesita, a corto plazo, una refundación real y representativa que elimine el estatuto constitucional discriminatorio que padecen sus habitantes y establezca el cambio de esta demarcación como un estado más”. 30-abril. (sin embargo.com)