Por Mario Mijares
27 de abril de 2015

En México el gobierno federal así como el estatal, capacitan; adiestran y proveen escuadrones de hombres para después enviarlos a la calle a delinquir.

1.- En la investigación plasmada en Ciclos Políticos, se explica cómo en el sexenio de Carlos Salinas de Gortari, se inició el esquema de despedir de manera masiva a agentes de la policía federal, estatal y municipal. Los cuales muchos de ellos al verse sin trabajo y no saber hacer otra cosa que manejar un arma de inmediato empezaron a delinquir. Y es que está demostrado que precisamente en durante éste periodo, fue cuando la ciudadanía mexicana sobre todo en la Ciudad de México empezó sufrir los famosos “secuestros exprés”.

Tal acción se dio en el momento en que Carlos Salinas designó a Jorge Carpizo McGregor en la Procuraduría General de la República (PGR), la idea de tal acción fue precisamente del nuevo procurador, y fueron nada menos que mil doscientos agentes federales expulsados. No hay que olvidar que la PGR es; el órgano que se encarga principalmente de investigar y perseguir los delitos del orden federal, es quien preside al Ministerio Público de la Federación y a sus órganos auxiliares, además de ser la policía investigadora.

2.- Tales acciones fueron superadas por los gobiernos panistas, sobre todo el de Felipe Calderón, quien en su sexenio utilizó primero al Ejercito Mexicano y posteriormente a la Armada, para crear un terrorismo sui generis, y no sólo para causar miedo y preocupación en pueblo mexicano, sino más que nada para reproducir el modelo de Carpizo. No obstante, ahora en las policías estatales y municipales, esas acciones las viene realizando el gobierno federal, justificando el llamado “Mando Único”. Con todo, tienen años ejecutando tal faena y la continúan reproduciendo. Es decir; contratan; capacitan; entrenan; arman escuadrones y después a través de operativos como el realizado en Coatepec, Veracruz, los desarman revisan su expediente y los envían a la calle a quebrantar la paz.

Tales acciones no únicamente deja en estos hombres de poca preparación, el odio no sólo a la corporación policiaca, sino también al gobierno y sobre todo a la sociedad, pero al mismo tiempo hay una buena cantidad de inocentes que sufren el terrorismo oficial, como incluso el caso del presidente municipal de Coatepec. El caso es que ni el gobierno ni la administración de la justicia modifican su manera de actuar. En el Editorial de La Jornada, Veracruz, se halla la noticia de que Arely Gómez, titular de la PGR, estuvo en esta entidad federativa, en donde reconoció públicamente que los mandos en todos los niveles se encuentran en medio de la corrupción. Es risible, enterarse sobre las nuevas formas de hablar de los funcionarios, así lo hizo la titular cuando señaló; “estableceremos protocolos”, para evitar los continuos problemas de deficiencia. (Esa es la nueva palabreja de moda)

3.- Ninguna persona que tenga un gramo de sentido común, puede aceptar que las mafias puedan estar por arriba del Estado Mexicano, consecuentemente se puede asegurar, que la primera causa del grave problema que atañe al país es que: los gobiernos en sus tres niveles, se encuentran desarrollando los célebres “PROTOCOLOS” pero que les implanta el gobierno de Washington, ya lo hemos visto en Michoacán; Guerrero; Tamaulipas, Chihuahua entre otros.

4.- En todas las entidades federativas se lee con indignación como; los gobiernos mantienen el terror en toda la población, tanto militares como policías los cuales siempre se pasean apuntando todo el tiempo con sus armas largas a la ciudanía, excepto a los delincuentes que como fantasmas aparecen y desapareen cometiendo sus fechorías. En Tampico el sicólogo Néstor Troncoso quien fue encarcelado por denunciar tales actos, al salir expresó que dentro de la cárcel había comprendido que: las instituciones del gobierno primero les brindaron protección a las pandillas, después fueron sus socios, pero que hoy día, las autoridades son sus subordinados”. La Jornada 26/04/2015, pág. 13. Por tanto, las desapariciones forzadas, los levantones al estilo de los 43 estudiantes, entre otros, las mismas autoridades y mafias se protegen uno con otros. Nuestra solidaridad a la población de la vecina de Coatepec, pues según los amigos que viven en esa ciudad, son constantes los sobresaltos por causas del terrorismo nacional.