regina1-440x294XALAPA, Ver. (apro).- Bajo un cielo nublado, reporteros, activistas, académicos, estudiantes y campesinos recordaron hoy a la corresponsal de Proceso, Regina Martínez, al cumplirse mil 96 días de su asesinato, aún impune.

Durante la movilización para exigir justicia, los manifestantes decidieron rebautizar la Plaza Sebastián Lerdo de Tejada que se ubica frente al Palacio de Gobierno llamándola “Plaza Regina Martínez”, en  memoria de la periodista.

Ahí mismo, leyeron varios de los textos publicados por la periodista en el semanario Proceso. Algunos de los asistentes portaron cartulinas en las que se leían los siguientes textos: “Verdad y justicia para Regina Martínez”, “Regina, 3 años de impunidad”, “Fiscalía de la impunidad”, “3 años y nos falta Regina”, “Duarte, asesino de periodistas”.

Verónica Espinosa, corresponsal de Proceso en el estado de Guanajuato y amiga personal de Martínez, puso los puntos sobre las íes al afirmar que “no queremos llegar a cuatro años de impunidad”.

Con la mirada puesta en el Palacio de Gobierno, donde despacha el gobernador Javier Duarte, Espinosa recordó las palabras con las que el fundador de este semanario, Julio Scherer espetó al gobernador, Duarte, un día después del asesinato de Regina Martínez: “No les creemos”.

“Regina tuvo falta de vanidad, a cambio tenía una rectitud y una calidad periodística intachable”, ponderó Verónica Espinosa.

Debajo de la placa, los manifestantes colocaron un puñado de flores amarillas.

Majloc, activista de la facultad de humanidades de la UV leyó el siguiente texto:

“De Regina, a una pluma llena de razón, dedo que siempre estuvo señalando la injusticia. Su labor, lejos de ser textos de notas, fueron anotaciones de realidad. Dijo la verdad que incomoda, la verdad que molesta a los que imperan en las arbitrariedades, a quienes impactan tales obscenidades”.

Elfego Riveros, fundador de Radio Teocelo, recordó que hace más de un lustro, Regina Martínez lo “invitó” a la fiesta de aniversario de Proceso, y que al regreso del viaje, la corresponsal veracruzana compartió con Elfego “la preocupación” por sus compañeros expuestos a los tentáculos de poder del narcotráfico y el riesgo inminente para los periodistas críticos, “pero, tenemos que seguir”, expuso Regina a su compañero de viaje.

En el círculo de lectura de los textos de Regina Martínez, la reportera de AVC, Arantxa Arcos y las reporteras de Diario de Xalapa, Esther Gamboa y Melissa Díaz leyeron los textos: “Devastación económica”, “Veracruz, tercera gran matanza” y “Veracruz, el alto costo de informar”.

En la tercia de textos, Martínez documentaba con hechos: Violencia, ejecuciones, impunidad, corrupción, decrecimiento económico, deuda, disputa de plazas entre los cárteles del narcotráfico”, ahí, en sus escritos, Regina Martínez mostraba al país, el verdadero pulso del estado, de los gobiernos de Miguel Alemán, Fidel Herrera y Javier Duarte.

Al igual que los dos primeros aniversarios luctuosos, colegas de Regina Martínez y activistas decidieron marchar por las principales calles del Centro Histórico.

A la marcha se sumaron Jorge Sánchez Ordoñez y familiares del reportero y editor de La Unión, Moisés Sánchez Cerezo, convertido en el onceavo periodista asesinado en lo que va de la actual administración priista.

Al pasar frente a la oficina donde despacha Duarte, Sánchez Ordóñez tomó el altoparlante para reprochar al mandatario estatal la “resolución incompleta” en el asesinato de su padre, y de cómo a casi 120 días de cometido el “levantón” y posterior asesinato de Moisés Sánchez, la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) y la Fiscalía General del Estado (FGE) han sido incapaces de aprehender al alcalde panista de Medellín, Omar Cruz, incriminado por expolicías intermunicipales como el autor intelectual de dicho homicidio.

La marcha y el resto de las actividades desarrolladas en la plaza fueron monitoreadas por “orejas” de la Secretaría de Gobierno.

VER ESTA INFORMACIÓN EN:

http://www.proceso.com.mx/?p=402635