Bien se dice que la suerte de lo principal la corre lo accesorio, aplicable en toda su amplitud lo que ocurre en las finanzas estatales a las penurias por las que transitan las arcas municipales de Veracruz. Ya se ha comentado el vía crucis de alcaldes frente a la Secretaría de Finanzas para que se les remitan las participaciones a que por ley tienen derecho. Pero más lamentable resulta el que haya empleados que no pueden cobrar sus sueldos porque el patrón está en insolvencia, tal y como ocurre en el municipio norteño de El Higo. Dice un oficio del tesorero fechado el 13 de marzo del año en curso: “el personal de confianza no devengará pago nominal las quincenas correspondientes al: 15 de abril, 30 de mayo, 30 de junio, 30 de julio, 30 de agosto, 30 de septiembre y 30 de noviembre”, la medida es “por razones de disposición en el presupuesto para el ejercicio 2015”, y dejan en libertad al empleado para no asistir en las quincenas de no pago. Parece que no todo va bien.