En Banderilla seguirán las inundaciones cada vez que llueva torrencialmente pues la Secretaría de Finanzas no aporta la parte que le corresponde a pesar que la Comisión Nacional del Agua ya remitió lo que le corresponde, mientras tanto el proyecto está detenido. Dice el alcalde: “Conagua ya nos aprobó su parte para poder llevar a cabo la segunda etapa que beneficiaría no  sólo a Banderilla, sino a Rafael Lucio y Jilotepec, pero no depende de mí, es una contraparte fuerte que es el Estado y creo que va a tardar un poco. Este año no se podrá hacer”. Ni más ni menos.