Fidel

Del muro de Carlos Jesús Rodríguez

www.gobernantes.com
Para que no quede duda de quién manda en Veracruz, esta mañana Cesar Camacho Quiroz, presidente nacional del PRI, y Fidel Herrera Beltrán llegaron al salón social del Sindicato Único de Trabajadores Electricistas de la República Mexicana (Suterm) en la calle Allende, de Xalapa, a encabezar la reunión con priistas en “apoyo” a sus candidatos a diputados federales. Y claro, como debe ser, al ver al “jefe máximo” del priismo veracruzano, las hordas priistas se han querido acercar a éste y ha habido empujones, pisotones, pellizcos y mentadas entre los que querían acercarse y saludarle, mientras Camacho Quiroz sonreía y le veía como diciéndole, en lenguaje jarocho “coño, Fidel, qué bien amaestrados los tienes”. Algunos aventados reporteros buscaron recoger las palabras del “gran timonel” -como llamaban los chinos a Mao Tsé Tung en los años de la revolución cultural- y este, gozando como en sus mejores años, simplemente se ha tirado una frase: “Yo siempre he estado en la política, asumo las tareas que me encomienda el Partido”. Y desde luego, alguien le preguntó también sobre el orgullo de su nepotismo, su hijo Javier Herrera Borunda, candidato plurinominal del Partido Verde, uno de los satélites del priismo que sin decoro se presta a lo que ordene “la voz del amo” como rezaba el anuncio de aquél perrito que escuchaba atento lo que salía de una vitrola, y sólo ha respondido que “Javier está haciendo su propia tarea”, y rechaza que quiera ser como él, porque nopaltepecano fiel sólo hay uno, él, quien aspira a crear en Veracruz un minimaximato con su empleado en la gubernatura, y el próximo gobernador de dos años en lo que se le ocurre otra “tenebra” para mantener el poder que tanto daño ha hecho a Veracruz en esta aciaga docena trágica.