Recién ocurrió la masacre de Apatzingán el 6 de enero pasado, el entonces Comisionado del Gobierno Federal para revertir la inseguridad pública en Michoacán, Alfredo Castillo, aseguró ante los medios que había sido un enfrentamiento entre la policía y grupos delincuenciales. Sin embargo empiezan a escucharse voces que lo desmienten con testimonio de gente que estuvo en el lugar señalando a la policía como autora de la muerte de varias personas. Por lo pronto el ombudsman, Raúl González Pérez, ya abrió una investigación sobre los presuntos abusos de los policías federales y se está a la espera de sus resultados, mismos que, de resultar verídica la versión que acusa a los policías, repercutirían severamente contra Alfredo Castillo, flamante Director de la CONADE por razones más que obvias.