“En El Universal, el periodista Ricardo Rocha, escribe: “así está siendo este 2015 en materia económica luego del anunciado recorte de 124 mil millones de pesos al presupuesto federal. Pero más lo será 2016 sobre el que el presidente Peña Nieto ya advirtió que debido a la baja en los precios internacionales del petróleo, el presupuesto será de base cero; es decir, que no tomará en cuenta para nada el de este año y se replantearán uno por uno ingresos y sobre todo egresos. Lo que anticipa un recorte que el propio gobierno no se ha atrevido a anunciar […]. El escenario plantea pues, muy pocas certezas y un montón de interrogantes: ¿fracasaron las reformas estructurales? ¿Se nos pasó el mexican moment? ¿Se canceló el “futuro promisorio”? ¿Se congeló para siempre el crecimiento? ¿Este país va a quebrar? […] ¿Pero lo peor de todo es lo que no se ve: por lo pronto, ¿dónde está el piloto? ¿Quién tiene el plan de vuelo? ¿La hoja de ruta? ¿El proyecto de país para librar este complejísimo trance histórico? Pero seguimos aferrados a los viejos moldes y el gobierno declara que su prioridad es “proteger la estabilidad macroeconómica”. Mientras cada año hay más millones de pobres que se integran al crimen organizado o al comercio informal, que ya rebasó en empleos al formal. Además, las viejas recetas incluyen un endurecimiento fiscal porque, aunque disminuido, el dinero para el presupuesto tiene que salir de algún lado […]. Sí, sé que es una cantaleta con la que llevo veinte años: lo que este país necesita es un nuevo modelo económico. Pero, hasta ahora, nadie se ha atrevido”. (Sinembargo.com)