“El retoño- En Reforma, el periodista René Delgado, escribe que: “El Partido Revolucionario Institucional (PRI) retoñó. De estar a punto de secarse, reverdeció gracias a que Vicente Fox y luego Calderón le perdonaron la vida […] El gran mérito del nuevo PRI es haber logrado reconstituirse a través de media docena de nuevos jefes que compartieron el poder y de alguna manera lograron ponerse de acuerdo para lanzar muy anticipadamente un nuevo perfil de candidato, con atractivo para póster, antes que líder o ser pensante […]. El nuevo PRI se sigue pareciendo mucho al viejo PRI, sobre todo en su estilo imperial de gobernar. La diferencia es que el grupo de poder está por encima de los candidatos y los gobernadores, o incluso del Presidente. Estos funcionarios electos son principalmente instrumentos útiles para retener el poder […]. El nuevo PRI, el que retoñó de milagro, no sabe ni pío de cómo gobernar en forma efectiva […]. La gente está ofendida por la forma opaca y dispendiosa del gobierno, más eso no quiere decir que el PRI vaya a perder. El PRI no sabrá gobernar, pero se concentra en ganar elecciones. Ésa es la principal finalidad de su existencia. Hace mucho el PRI era un instrumento del gobierno para reelegirse. Ahora el gobierno es el instrumento del PRI”. (sin embargo.com)