Al margen del discurso sobre el “boicot” a nuestro estado en materia turística, que nos hace parecer como víctimas de una conjura de otros destinos turísticos para llevarse el turismo, los prestadores de servicios turísticos de Veracruz trabajan y se afanan por salir adelante, a estas alturas ya sin importarles el ilusorio programa de fomento turístico que supuestamente hace la Secretaría de Turismo. ¿Nos boicotean Acapulco y Can Cun? Por favor, basta con observar la arribazón que llega a las playas de Guerrero y a la Rivera Maya para descubrir que todo lo del boicot es un lastimero mito. Un solo turista en Cancun gasta más que una familia en Veracruz, ¿o no?