A final de cuentas el Fiscal general del Estado, Luis Ángel Bravo, reconoce que en el estado hay casos de tortura “que ya se están investigando”. “De los casos que ya tengo en la fase de investigación, te garantizo que no se encubrirá a nadie. No tengo la cifra a la mano, pero finalmente es el abuso que comete una persona en el uso de sus funciones. La Fiscalía investiga este tipo de casos, sí hay casos vigentes, de hecho, ahora, es materia en el mismo sentido de una sentencia de un órgano de control (sea juez federal o distrito o de un juez de amparo), cuando detecta que existieron actos de tortura, la misma sentencia que resuelve el caso, instruye que se dé vista a la Fiscalía para iniciar la investigación por tortura”, dijo en entrevista para alcalorpolitico.com. Pero en realidad no dijo nada nuevo porque todo mundo sabe que se practica la tortura como “método de investigación”; aquí lo importante sería conocer cuántos casos ha resuelto la Procuraduría y/o la Fiscalía veracruzana en el tiempo que Ángel Bravo la encabeza.