“Por pendejo salí en la tele: En El Universal, el periodista Carlos Loret de Mola, escribe que: “todavía un mes antes de la detención (de Servando Gómez, La Tuta) en Morelia unos seiscientos elementos federales se trasladaron a Arteaga, pensando que ahí se resguardaba. Pero no era él quien visitaba esos lugares. No era él quien encendía los celulares para desorientar. Era uno de sus hombres de mayor confianza, su mensajero, apodado El Palillo, a quien había encomendado llevar al cabo una meticulosa operación para lanzar alertas falsas a sus persecutores […]. De acuerdo con la información oficial a la que tuve acceso, el seguimiento de los órganos de inteligencia al mensajero Palillo les permitió ubicar ocho casas en Morelia en las que podría estar La Tuta, dos de ellas con mayor probabilidad. Armaron el operativo. Le dieron a la primera […]. Le preguntaron por qué su hambre de reflectores, por qué daba entrevistas y divulgaba videos, por qué salía en la tele y mandaba audiomensajes, por qué se dejaba retratar como político en campaña, por qué lo hacía cuando los grandes criminales buscan, al contrario, no ser conocidos ni reconocidos. Cuentan que La Tuta respondió tajante y mexicanamente: ‘Por pendejo’”. (sin embargo.com).