“En El Universal, el periodista Ricardo Raphael, escribe que: “es un político de rapiña y sin embargo acudirá de nuevo a las urnas. Colecciona todos los meses denuncias, pero cuenta con el respaldo de la cúpula política de su partido. No es una excepción a la regla, aunque su comportamiento es más notorio que el de otros pertenecientes a su propia especie. Su nombre es Víctor Hugo Lobo y aspira a gobernar, por segunda ocasión, la delegación Gustavo A. Madero del Distrito Federal. Le protegen las siglas del PRD […]. Víctor Hugo Lobo tiene antecedentes penales. En el pasado estuvo preso por el delito de fraude, pero esa mancha en su currículo se ha vuelto invisible con el tiempo. Sobre todo ahora que es un hombre económicamente poderoso; según se afirma, dueño de constructoras, hoteles, gasolineras, bares y otros antros […]. Lo más grave para la delegación Gustavo A. Madero es que los demás contendientes en la elección de 2015 no son mejores. Desde el Partido Revolucionario Institucional (PRI) compite Christian Vargas, mejor conocido como ‘El Dipuhooligan’, un fulano que entre otras muchas linduras ha sido denunciado penalmente por agredir a su propia madre. Con el estandarte de Morena concurrirá Ramón Jiménez López, quien probablemente tenga como aliado a René Bejarano. Del PAN mejor ni hablar que en esa delegación no existe”.