Suele suceder que con harta frecuencia desperdiciamos la oportunidad de quedarnos callados pero, por protagonismo, por ignorancia o simplemente ganas de decir algo, abrimos la boca sólo para confirmar el adagio aquel que reza: “el pez por la boca muere”; viene a cuento porque es notable el incremento de asaltos con violencia en Xalapa, en la calle y a plena luz del día, una lamentable situación que desafortunadamente se le está escapando a las autoridades. No a todas, porque el regidor cuarto, Lino Jiménez, reconoce que estos “incidentes” ocurren en varias colonias de Xalapa pero, “son jóvenes delincuentes, pero no peligrosos”… “Hay grupos que están de pintacalles y estaban haciendo tipo pandillerismo, no delincuentes…” dijo alcalorpolitico.com. Imagínese usted qué ocurriría si los asaltantes fueran peligrosos