Por José Luis Ortega Vidal
06 de abril de 2015

 (1)

Germán Jiménez Lara “el católico” es un personaje -en toda la extensión del término- de la vida pública acayuqueña.

Tierra sotaventina, frontera entre el maravilloso universo montañoso de Los Tuxtlas y la selvática, histórica y acuática región de Minatitlán que a su vez se vincula directamente con los pantanos, ríos y la sal del rincón donde Quetzálcoatl se convirtió en serpiente emplumada, el de Acayucan es un municipio fundamentalmente ganadero y agrícola además de muy politizado.

La mañana del domingo 5 de abril “el católico”, un hombre que ha sido regidor, dirigente municipal, promotor cada día y hora de su existencia del priismo, esa cultura política extraña, llena de claroscuros, inentendible salvo acudiendo a lo más profundo de la historia y la antropología del Ser mexicano: resumió en pocas palabras un contexto clave de la campaña electoral 2015.

“La gente ya no quiere despensas, ni láminas, ni playeras. La gente quiere obras: caminos, clínicas, escuelas”, dijo don Germán Jiménez Lara situado afuera del auditorio de la Unión Ganadera Regional del Sur de Veracruz donde Héctor Yunes Landa expresaba su discurso en pleno arranque proselitista de Erick Lagos Hernández, aspirante del PRI a la diputación por los llanos acayuqueños, la región piñera de Isla y un atisbo de los bajos del río Papaloapan.

(2)

Si he conocido – a lo largo de 28 años de andar en el periodismo- a un ciudadano con la piel marcada por el sello del PRI; a un hombre que en Dios cree y en el PRI confía; a un jarocho de cepa dispuesto a sacrificar tiempo, patrimonio propio, atención a la familia, entre muchas otras cosas por servir a su partido, ese es Germán Jiménez Lara “el católico”.

De ahí que me haya llamado la atención su comentario; advertencia; suerte de editorial breve acerca de la realidad que se vive no sólo en el distrito electoral XX, al sur de Veracruz, sino en el país entero.

¿En base a qué se puede afirmar que el sentir de un personaje político de Acayucan, uno de los 212 municipios veracruzanos, refleja una actitud nacional?

El 57 % de la población en México –Diario Reforma, jueves 26 de marzo del 2015- reprueba la gestión del Presidente Enrique Peña Nieto.

La última encuesta de Parametría/El Financiero –publicada el 23 de marzo pasado- respecto al proceso electoral cuyas campañas arrancaron ayer, establece que el PRI ha bajado a un 30 % de intención del voto y el PAN ha subido a un 27 % de esas preferencias, mientras que el PRD cuenta con el 11 % y MORENA empata con el PVEM en  un 10 %,

Las encuestas son retratos momentáneos y sus resultados varían de una semana a otra y en ocasiones son contradictorios, pues el diario Reforma discrepa de Parametría/El Financiero respecto a las preferencias partidistas y le da más puntos al PRI y menos al PAN.

Lo cierto es que existen numerosos indicios de que el PRI podría no lograr la mayoría absoluta en la Cámara de Diputados y esta tendencia actual coincide –en mi opinión- con la apreciación de que la población reclama hechos, obras, acciones concretas de beneficio social frente a la demagogia y el populismo electorero; lo que incluye al PRI, al PAN, al PRD, a MORENA, al PVEM y anexas.

(3)

Ahora bien, dado que las elecciones serán dentro de dos meses, es necesario aguardar el desarrollo de las campañas y vivir la jornada del 7 de junio para conocer el resultado real y compararlo con las apreciaciones y variables estadísticas que se nos presentan.

(4)

En el mismo escenario del inicio de campaña en Acayucan, otro ciudadano respondió al comentario del “católico” con un segundo editorial brillante: “llevo 40 años escuchando lo mismo. Los mexicanos nos quejamos y siempre decimos que estamos hasta la madre pero a la hora de la hora no votamos o votamos por los mismos y por lo mismo. Ya varemos si en esta ocasión cambian las cosas”.

(5)

Me quedo con un resumen de los tres elementos que observé ayer en Acayucan: 

  1. Héctor Yunes Landa acudió al inicio de campaña de Erick Lagos, rival suyo y de José “Pepe” Yunes en la búsqueda de la sucesión de Javier Duarte de Ochoa para dejar un mensaje muy claro: entre priistas se podrán destrozar pero jamás se harán daño.
  2. Germán Jiménez Lara confirma que entre el 57 % de mexicanos que reprueban a Enrique Peña Nieto hay priistas del llamado voto duro que ya están la madre de despensas, láminas y mentiras y quieren obras y acciones de gobierno concretas, reales, sin tanto rollo de campaña y con más resultados palpables.
  3. En efecto, como afirmó el ciudadano que respondió al comentario del “católico, una de las características del mexicano es la de ser tan aguantador, pero tan aguantador, que se soporta a sí mismo su vocación de queja para terminar viendo el partido del TRI contra Brasil, echarse unas chelas, pasar el domingo en familia y no ir a votar.