Leopoldo Alafita, investigador del Instituto de Investigaciones Históricas de la Universidad Veracruzana apunta una reflexión muy cierta: “Lo que yo creo que está sucediendo es que no es un partido contra otro, encuentro que es el PRI con cinco o seis cabezas compitiendo contra otros partidos, me parece que el partido tiene cara de PANAL, en otro momento tiene cara de VERDE en otro incluso de PRD, eso en gran medida es una buena simulación”. No le falta razón y es demostrable en la realidad el contubernio entre cúpulas partidistas que han sido cooptadas por el poder obteneniendo jugosas prebendas; y la entreverada complicidad también es posible encontrarla en los llamados “independientes”, que son sólo alfiles manejados para acentuar la dispersión de voto y lejos están de una genuina vocación de cambio, participan en esto para “sacarle raja al negocio”.