En El Universal, el periodista y escritor, León Krauze, escribe que: “la lista de escándalos da arsenal más que suficiente como para identificar al PRI como un partido irremediablemente corrupto, indigno del poder. Estrategas de otras latitudes han hecho mucho más con recursos mucho menores. Todo es cuestión de inteligencia, astucia y arrojo en el arte de la comunicación en campaña. Aunque la legislación mexicana restringe el tono y hasta el alcance de las llamadas ‘campañas negativas’ (la mentada ‘guerra sucia’ electoral) la oposición debería encontrar la manera de machacar al electorado con la larga lista de trastadas que el PRI ha dejado a su paso en los últimos meses. Aquello de ‘más vale malo por conocido que bueno por conocer’ vale hasta que los votantes descubren el verdadero calibre de la perversidad del malo original. Si los partidos de oposición en México se fajan los pantalones y se deciden a estructurar una campaña que de verdad exhiba al PRI, el futuro de México pintará distinto. En junio de 2015 y más allá”. (sin embargo.com).