La declaración del Secretario de Gobierno, Gerardo Buganza, sobre que mantiene una comunicación permanente con los grupos de activistas de Mecayapan para darle seguimiento a sus peticiones y no intenten bloquear nuevamente la presa Yuribia, altera el ánimo y tranquilidad de los habitantes de Coatzacoalcos, Minatitlán y Cosoleacaque más que aliviarlos. El sólo pensar en esa posibilidad en pleno periodo de estiaje pone los pelos de punta y escuchar que al Secretario de Gobierno abordar ese tema recuerda que la amenaza sigue latente.