“Ocho tragedias-En el diario Reforma, el Director General del Instituto Mexicano para la Competitividad Juan E. Pardinas, asegura que: “En una escena de guerra, un helicóptero derribado en Jalisco dejó a ocho familias enlutadas […].  [email protected] valientes que pagaron el precio más alto posible por su voluntad de ser útiles a la sociedad. Eran servidores públicos que no tenían residencias de fachadas blancas, ni hipotecas privilegiadas para comprar casas de descanso frente a un campo de golf […]. La similitud más clara entre Calderón y Peña Nieto es la estrategia de respuesta frente a una crisis de violencia y criminalidad: despachar a las fuerzas federales para rescatar a un gobernador emproblemado por sus propias omisiones. Muy pocos gobiernos estatales están haciendo un esfuerzo contundente por construir instituciones policiales funcionales y respetadas […]. Ningún gobernador disparó el proyectil que derribó el helicóptero donde murieron los siete militares. Sin embargo, la indolencia y desgano de los mandatarios estatales hace que el Ejército y la Marina cubran demasiadas trincheras.  Tantos frentes abiertos les deja más flancos vulnerables. Soldados y marinos cumplen responsabilidades que no les corresponden, mientras que los gobernadores son omisos de cubrir las obligaciones que su cargo y la ley les imponen […]. ¿Podrá Peña Nieto dejar atrás la herencia de Felipe Calderón?”.