Alejandro Soto Domínguez

CUARTA PARTE

  • Conforme a los resultados de la Prueba Enlace 2013, en la mayoría de los rubros de educación básica, los avances de Veracruz son abajo del promedio nacional.
  • El Estado, por segundo año consecutivo, concentró la mayor proporción del monto observado en el uso de los fondos federales programables en aplicaciones distintas a lo autorizado, con el 17.3% del total nacional, Cuenta Pública 2013.
  • El Índice de Desempeño de la Gestión del Gasto Federalizado por Entidad Federativa, Cuenta Pública 2013, ubica al Estado en los últimos lugares (30).
  • En el Programa de Escuelas de Tiempo Completo, la ASF encontró que el 100% del dinero autorizado fue incorrectamente aplicado. Todo en récord.

 

En las conclusiones del reciente Foro Económico Mundial 2015 (WEF, por sus siglas en inglés), la organización afirma que la salud, las habilidades y capacidades de los habitantes de un país, las cuales por supuesto están directamente relacionadas con la productividad del trabajador, en el siglo actual son más importantes que cualquier otro recurso, incluyendo al capital, para lograr un crecimiento económico sostenido.

Agrega que en el futuro se consolidarán los cambios tecnológicos y la automatización, donde la innovación es la clave. Concluye el WEF, que la inversión en educación es la palanca del desarrollo de los pueblos a mediano y largo plazo.

Por lo antes expuesto, son inconcebibles los resultados de la revisiones de la Auditoría Superior de la Federación (ASF), a las Cuentas Públicas del periodo 2006-2013, de los Fondos de Aportaciones para los Servicios de Salud (FASSA), de Educación Básica (FAEB) y Seguro Popular.

Por el pésimo manejo de estos recursos en materia de salud, Veracruz experimenta retrocesos, lo mismo que en educación. Conforme a los resultados de la Prueba Enlace 2013, en la mayoría de los rubros de educación básica, los avances son abajo del promedio nacional.

Incluso entidades federativas con mayores retos humanos y de recursos naturales, como son los estados de Guerrero y Chiapas demostraron mejor desempeño. La buena noticia es que Oaxaca está en la lona –broncas sindicales de maestros- de otra manera, Veracruz se ubicaría en el sótano de los estados con rezago educativo.

Veracruz es rico en recursos naturales pero tiene habitantes pobres.

En el marco de lo antes comentado, la ASF, en su Informe General Cuenta Pública 2013, afirma que la debilidad de las finanzas de las entidades federativas y municipios, propicia el uso de los fondos federales programables en aplicaciones distintas a lo autorizado.

Señala que el estado de Veracruz, por segundo año consecutivo, concentró la mayor proporción del monto observado con el 17.3% del total nacional. El Gobierno Estatal tendrá que justificar 11 mil 620.2 millones de pesos.

De esta cantidad, la única manera de cumplir con la Federación es el reintegro de los recursos. Además, por primera vez en el citado informe, la ASF construye el Índice de Desempeño de la Gestión del Gasto Federalizado por Entidad Federativa, Cuenta Pública 2013, ubicando al Estado en los últimos lugares (30), y a Querétaro en el primer lugar, entidad federativa que experimenta en los últimos 20 años un crecimiento económico arriba del promedio nacional.

Esta realidad que describe la ASF está afectando la economía y el empleo de los veracruzanos, en razón a las devoluciones a la federación de los recursos federales que no fueron destinados a los objetivos sociales, tales como la salud, educación, infraestructura en regiones indígenas y colonias populares, por citar los más importantes. El progreso social de los que menos tienen, tendrá que esperar mejores tiempos.

Dicho lo anterior y abordando el tema que hoy nos ocupa, en la auditoría a la Cuenta Pública 2013, del Programa de Escuelas de Tiempo Completo, con número 13-A-30000-14-0735GF-778, la ASF encontró que el 100% del dinero autorizado (302 millones de pesos), fue incorrectamente aplicado.

Es una pena, porque el Programa en comento está destinado a elevar la calidad educativa con equidad, para favorecer a la población veracruzana humilde. La palanca para el desarrollo de Veracruz no tiene calidad, la educación es deficiente.

No es motivo de orgullo que nuestros alumnos de secundaria obtengan calificación insuficiente o elemental en un 79.9% en español y un 75.0% en matemáticas.

Por cierto, me llamó la atención que el porcentaje de alumnos de secundaria con calificación de excelente en matemáticas, es mayor en la modalidad de telesecundarias (11.3%), muy arriba de las técnicas (5.1%) y de las particulares (9.7%).

Por fortuna no todo está perdido, segmentos de la Secretaria de Educación del Gobierno del Estado, pese a sus carencias, dan la cara por Veracruz.