índiceAl menos 2.000 migrantes están atrapados desde hace más de 40 días a bordo de barcos frente a las costas birmanas y corren el riesgo de ser víctimas de violencia y hambre, indicó el martes el Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados (ACNUR).

“Han estado atrapados durante más de 40 días en al menos cinco barcos cerca de las costas de Birmania y Bangladés”, dijo a la AFP la portavoz de la ACNUR Vivian Tan. La agencia tiene datos que indican que a bordo “hay falta de comida, deshidratación y violencia”, añadió.

En el sudeste asiático, el éxodo de emigrantes de Bangladés y Birmania huyendo de la miseria o las persecuciones se produce desde hace años, pero desde hace algunos días se ha hecho más visible, con las redes clandestinas desorganizadas tras la nueva política de mano dura de Tailandia contra los traficantes.

Ciertos emigrantes lograron reunir los 300 dólares necesarios para pagar a los traficantes y regresar al estado de Rakhine, en Birmania, donde viven cientos de miles de rohingyas, minoría musulmana considerada como una de las más perseguidas del mundo, explicó el Alto Comisionado.

Según los testimonios de los supervivientes, las condiciones a bordo de los barcos son “muy preocupantes”, debido a la violencia y a la falta de víveres.

El lunes, Rangún dijo “comprender la preocupación internacional” por la situación de los emigrantes del sudeste asiático, entre los que se encuentran muchos rohingyas que huyen del país.

La presión de la comunidad internacional se ha incrementado sobre los países de esta región para que ayuden a los migrantes a la deriva en el golfo de Bengala.

Agencia Imagen del Golfo