Joseph Blatter ha sido reelegido presidente de la FIFA con todo y a pesar del escándalo en el que se debate actualmente esa organización trasnacional que comercializa y maquila el futbol mundial. 133 votos, de 140, bastaron a Blatter para quedarse en la presidencia de la FIFA y de esa manera iniciar un quinto mandato, señal inequívoca del control que tiene. Precisamente ese incuestionable control inquieta a quienes buscan respuesta a sus interrogantes ¿No sabía Blatter de los actos de corrupción por los que se acusa a siete miembros de la cúpula que dirige, dos de ellos vicepresidentes? ¿Qué sigue, se escindirá la UEFA de la FIFA? Es más que evidente que el golpe de la justicia estadounidense iba dirigido a la no reelección de Blatter, pero el intento fue frustrado por los grandes intereses que allí se manejan y por quienes están al tanto de lo que está detrás; ¿con la reelección de Blatter termina el cuento?