Aún no sabemos a quién acompaña la verdad, si a Zazil Reyes, directora de Buen Gobierno del ayuntamiento xalapeño o a César Antonio Vázquez, quien la señala de  haberle dado el trabajo con la condición de pagarle sólo el 50% de su salario y el resto se lo queda ella. La acusación es grave de ser cierta y por supuesto debiera ser investigada. Aunque el alcalde ha decidido hacer ajustes en su equipo de trabajo, entre los que se encuentra la Dirección de Buen Gobierno, Zazil Reyes debe aclarar ese entredicho por demás vergonzoso para lo cual tiene a la contraloría y al jurídico para demostrar lo contrario de lo que se le acusa. Es inoportuna la decisión que se toma en este momento para revelar a la funcionaria porque deja la percepción de que pudiera ser culpable del señalamiento que le imputa Vázquez, salvo que efectivamente haya algo de cierto.