Los tiempos que corren se distinguen porque dos son las noticias de mayor relevancia: las que tienen que ver con índices delincuenciales y la corrupción; este último fenómeno nos viene acompañando desde hace muchos años, siglos tal vez. En tiempos de la Revolución Mexicana, cuando el presidente de la república era Venustiano Carranza, fue famoso el término “carrancear”, que expresaba el robo desde el gobierno; en venganza, la conseja popular inventó que “un general carrancista a quien se le pedían datos sobre el paradero de Villa después del ataque a Columbus reportó a la superioridad: “Tengo el honor de informar que, según los datos fidedignos que poseo, Francisco Villa está en todas partes y en ninguna”.