El dirigente nacional de los ganaderos, Oswaldo Cházaro Montalvo, veracruzano por cierto, atribuye el robo del ganado a los buenos precios que este tiene en el mercado nacional. Por alguna razón utiliza ese eufemismo y no dice abiertamente que el abigeato es producto de la inseguridad que se vive en el campo veracruzano, de la impotencia de las autoridades para evitar que los ganaderos sigan siendo víctima de los depredadores de su patrimonio. Si es que viene el presidente Peña Nieto a la clausura de la feria ganadera no estaría de más aprovechar la oportunidad para expresarle su queja sobre el daño que el abigeato ha hecho a la ganadería veracruzana.