El Centro de Cancerología de Xalapa, ese que ilusa y vanamente denominaban “Instituto”, está ubicado a unos metros de la oficina que ocupa el Secretario de Salud y hasta ahora no ha puesto un pie allí. Tal vez, sólo quizá, esté enterado de las malas condiciones en que se encuentran importantes aparatos del equipamiento que se requiere para tratar las enfermedades que allí se curan. Si asistiera al lugar encontraría baños sin agua, con puertas descompuestas, el gel para las visitas ha desaparecido y ni para jabón alcanza. ¡Ah! También podría enterarse que hay un acentuado desabasto de medicinas y diferimiento de consultas porque los aparatos no funcionan. Si el Secretario de Salud visita al CECAN al menos no incurrirá en el error de declarar que sí hay medicamentos. A propósito, ¿ya habrá comprobado si el Centro de Mezclas está debidamente certificado?