La obra del siglo, el ya famoso por todos conceptos Túnel Sumergido, ha traído como consecuencia la quiebra de transportistas de materiales que participaron en etapas de su construcción debido a que la empresa Cotuco les adeuda 7.5 millones de pesos; al no recibir la paga incumplieron con las letras a la concesionaria que les vendió a crédito sus unidades, mismas que les fueron recogidas. Esta obra ha sido tan cara que con lo invertido, según los cálculos de ingenieros constructores, hubiera bastado para construir tres puentes. Un auténtico fracaso.