Por la desidia e irresponsabilidad de las anteriores administraciones las cuentas del SAS han sido embargadas por 12 ex trabajadores que alegan haber sido despedidos injustamente y por este hecho demandaron a ese organismo desconcentrado por la cantidad de 33 millones de pesos. Administraciones anteriores hicieron caso omiso a estas demandas, dejaron correr los trámites y ahora se pagan las consecuencias, lo peor para el SAS es que cuando supere este problema tendrá que enfrentar la demanda que le hace el sindicato por 53 millones de pesos por concepto de derechos laborales.