Por Sergio González Levet
06 de mayo de 2015

La verdad es que sí me dio pena ver cómo Deep South metía sus zapatos Ferragamo entre los charcos, lodosos y permanentes, que hay en el aguachoso estacionamiento del Centro Comercial Ánimas, pero es que el fin del invierno sigue retrasado, o la temporada de lluvias se adelantó, y seguimos sufriendo del mal tiempo y la neblina que caracterizan a Xalapa. Qué le vamos a hacer…

—¿Ya te pusiste a pensar lo que pasaría en caso de que el PRI pierda el mayor número de diputaciones federales en Veracruz el próximo junio? ¿Y si gana la mayoría? ¿Y si se queda con todas? —Deep South me soltó la retahíla de posibilidades como ametralladora y sin que mediara un saludo o una presentación—. Es un buen punto para el análisis, ahora que las campañas ya van prácticamente a la mitad, y se puede avizorar un resultado general.

Por esta vez me propuse ser yo quien llevara la conversación y no dejar que mi verborrágico interlocutor condujera la sesión por sus derroteros, así que cuando estaba apenas terminando de articular la letra “l” de la palabra “general”, me agarré del hilo y no lo solté hasta que terminé lo que quería decir, para disgusto de mi aún anónimo informante:

—Ya se han ido armando escenarios posibles —dije apresurado y continué—. Y hay hasta dentro del priismo una cierta taxonomía entre quienes los emiten. Primero, los “conocedores” afirman que el PRI ganará 14 distritos y perderá siete (¿quiere qué le diga cuáles dicen que son? Van: Tantoyuca, Poza Rica, Papantla, Boca del Río, Xalapa Urbano, Córdoba y Orizaba). Después, los “optimistas” aseguran que se van a ganar cuando menos 19 y que sólo están en duda Boca del Río y Tantoyuca. Por su parte, los “conservadores” aseguran que habrá diputados priistas en 16 distritos, y que los otros se repartirán entre el PAN, el PRD y Morena.

Y hay una última clasificación, la de los “enterados”, que trae una explicación un tanto exagerada pero con cierto fundamento, según la cual los Yunes azules, encabezados por Miguel Ángel Yunes Linares, se están replegando para que gane el PRI. De acuerdo con esto, su estrategia es que de este modo se fortalezca el gobernador Duarte, al grado que pueda impulsar a su delfín como candidato, al que piensan que le podrían ganar la elección en 2016.

—Sí, sí —me replicó Deep South, con la molestia a flor de labios por haberse convertido en oreja en lugar de ser lengua—. Es eso precisamente lo que te iba a decir, aunque me inclino por el escenario de que el tricolor se llevará la mayoría en Veracruz. Los candidatos de oposición no han hecho campañas fuertes y ganadoras. Hay muchos que son verdaderas papitas, y facilitan las cosas para nuestros candidatos.

Y antes de irse/desaparecer, no se pudo quedar callado y me soltó a manera de despedida:

—Debes tomar en cuenta que en Boca del Río la candidata priista ha ido repuntando decisivamente y va a ganar con toda seguridad, sea cual sea el escenario que propongas…

Contacto:

sglevet@nullgmail.com

Twitter: @sglevet

Facebook.com/sglevet