“En El Universal, el periodista Ciro Gómez Leyva, escribe: “me cuesta asumir que no haya una mano detrás de la secuencia de acciones que persiguieron a Marcelo Ebrard en el primer trimestre de 2015 […]. Ebrard se movió y consiguió la candidatura plurinominal por Movimiento Ciudadano (MC), pero un conjunto de partidos, encabezado por el Partido Verde Ecologista de México (PVEM), armó un recurso para quitarle la candidatura. El Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) les dio la razón y Ebrard es un cadáver para los comicios del 7 de junio.  ’Es una venganza porque me vinculan con lo de la casa de Las Lomas de la esposa de Peña Nieto’, me dijo Ebrard el 2 de febrero. ‘Yo francamente pensaba que era inverosímil, pero al ver cómo está procediendo el Partido Revolucionario Institucional (PRI), no tengo duda de que es una instrucción superior’.  —¿Son Los Pinos? —insistí.  —Son Los Pinos —confirmó—. Si no fueran Los Pinos, no sería la alta prioridad que es.  Ayer repitió tal cual: es Peña Nieto, son Los Pinos. Y, sí, parece el guión de una película titulada ‘Púdrete, Marcelo’”. (sin embargo.com).