Si un sentimiento tierno e inmaculado existe ese es el amor que el ser humano siente hacia sus padres y hacia sus hijos; pero ese que nace de la primera visión, del primer sentimiento de sentirse protegido, hace del amor a la madre un sentimiento único, en el que se mezclan el agradecimiento por recibir la vida y la gratitud por el desinterés con el que se cuida al fruto recién llegado. Hoy es día de agradecer a la madre, de festejarla, así debiera ser siempre. Felicidades a todas las madres del mundo, porque cada una representa la vida misma.