Desde el discurso oficial se exhorta a la población para que denuncie cualquier hecho fuera de la ley, pero por otro lado elementos de la policía desalientan a hacerlo, como le sucedió a una estudiante de la Universidad Veracruzana que afortunadamente se libró de ser violada la mañana del lunes y pudo identificar al agresor de entre las fotografías que le mostraron los policías que acudieron en su auxilio. Pero de nada sirve que el agresor esté identificado por la propia policía, “pero la policía, que era una mujer, me dijo que no podía hacer nada, que lo iba a tener más checado porque ya está ubicado pero no podría meterlo a la cárcel porque primero tenía que poner una denuncia, pero para eso me dijo que igual y no iban a hacer nada porque más iba a tardar yo en meter la demanda que en lo que él iba a salir”; o sea sale junto con pegado.