Hasta qué grado está deteriorado el crédito moral y político de quienes aspiran a convertirse en diputados federales, le refleja muy bien la expresión del obispo de Veracruz, Luis Felipe Gallardo Martín del Campo, quien invita a la ciudadanía a reflexionar acerca de los candidatos por quienes vayan a votar, de los que tiene la esperanza que “ojala quede el menos peor”, expresión que ratifica el menosprecio ciudadano respecto de la clase política local y nacional.