Le corresponde al poder fáctico de los medios televisivos hacer su parte en la labor de contener la irritación social, en este caso de entretenerla y qué mejor que a través del deporte de tele-audiencia masiva como lo es el futbol. Ocasión no faltan y la pintan de colores: primero, el futbol del primer mundo un escenario de lujo con lo mejor de este deporte en el planeta, la Copa de Campeones de Europa, la excelencia. Como ñapa, el torneo mexicano para decidir qué equipo es el campeón de México, que no por tercermundista deja de ser motivo de entretenimiento. Vaya, hasta para hacer política, porque acá en la aldea hasta los “Tiburones” del futbol casero participan ¿ayudarán al dueño Fidel Kuri? Lo más seguro es que quién sabe.