Es curioso, pero tres de los precandidatos al gobierno de Veracruz, coincidentemente los tres del PRI: los senadores José Yunes Zorrilla y Héctor Yunes Landa, y el diputado Alejandro Montano Guzmán, coinciden en señalar que si algún servidor público en el gobierno del estado incurre o incurrió en desvío del recurso puesto a su disposición, tendrá que pagar las consecuencias que la ley señala para estos casos. Así lo aseguraron Yunes Zorrilla y Montano Guzmán ante la Asociación de Periodistas Veracruzanos en sus respectivos momentos y ahora lo señala en un correo Héctor Yunes Landa, respecto al desvío de recursos del ejercicio fiscal 2013 detectados por la Auditoria Superior de la Federación (ASF): “Quien se ha comido algo del plato ajeno primero lo tendrá que vomitar; es decir que devuelva si algo destino diferente o a su propio bolsillo. Tendrá que ser inhabilitado para que no vuelva a tener cargo de funcionario público y tendrá que ir a la cárcel y que su castigo sea ejemplar”. Los tiempos de recoger las varas están prematuramente presentes.