sxservid_picnikNora GabrielaLira
Orizaba- 2015-05-19

Problemas como depresión, adicciones y autoestima baja son el común denominador de las trabajadoras de centros nocturnos y sexoservidoras debido a las dificultades sociales, familiares y laborales a las que se enfrentan, indicó la coordinadora de Salud del ayuntamiento de Orizaba, Irasema del Bosque Márquez.

Destacó que como parte de las actividades que se realizan para mantener en óptimas condiciones la salud de las trabajadoras sexuales, el departamento a su cargo les brinda también platicas psicológicas y es ahí donde se identifican estos problemas emocionales.

Señaló que la depresión es más común de lo que se cree en este sector debido a que estas mujeres tienen constante contacto con el alcohol y algunos otros estupefacientes, lo que las hace vulnerables tanto a deprimirse como a alguna adicción.

\”Debido a que sus hijos rechazan su condición, existe entre ellos rebeldía que desestabiliza emocionalmente a las féminas, por lo que ante esto también los menores son canalizados al departamento psicológico de la Jurisdicción Sanitaria número siete\”, indicó.

Otra de las problemáticas a las que se enfrentan las trabajadoras sexuales y que por lógica provoca en ellas depresión, abundó, es el maltrato que llegan a sufrir por parte de los varones, además de la discriminación que viven por parte de la misma sociedad.

Del Bosque Márquez dio a conocer que de manera mensual las trabajadoras de bares y cantinas reciben platicas preventivas e informativas por parte de la coordinación de salud con el objetivo de mantenerlas sanas.

\”En las pláticas participa la psicóloga de la Jurisdicción Sanitaria, Marcela Osorio, quien les amplía la información, independientemente de que hablamos de las enfermedades de transmisión sexual, también de autoestima, depresión, adicciones y los problemas que puedan tener estas mujeres debido a su trabajo\”, destacó.

La coordinadora de salud en Orizaba añadió que la mayoría de las trabajadoras de este sector provienen de estados como Chiapas, Tlaxcala, Puebla, Guadalajara, Distrito Federal y hasta Chihuahua, en tanto que sus edades van desde los 18 hasta los 60 años.

Destacó que a la fecha, afortunadamente no se ha localizado alguna anomalía grave en su salud, mientras que los exámenes médicos como las pruebas de VIH se realizan cada 6 meses y otros exámenes cada 2 meses.

\”De localizar algún padecimiento las trabajadoras son canalizadas al Centro de Salud, donde se les brinda tratamiento y consultas gratuitas. Lo más importante es garantizar la salud de ellas y sus familias, así como de la población en general\”, indicó.