“Corrupción y obra pública- En Milenio, el periodista Joaquín López Dóriga, escribe que: “los gobiernos de México, a todos los niveles, han tenido una incapacidad crónica en la gerencia de obras públicas, debido a la corrupción, más que a la capacidad. No hay una obra, chica, mediana o grande, de gobierno, que no tenga problemas de construcción, financiamiento, calidad, cumplimiento, plazos, entrega o precios. No importa el color del gobierno, PRI, PAN o Partido de la Revolución Democrática (PRD), tampoco si es municipal, estatal o federal. No pueden con la obra pública. Me quiero referir a tres casos emblemáticos de diferentes instancias de gobierno: el edificio del Senado de la República, la Estela de Luz y la Línea 12 del Metro. A esto usted puede añadir la obra más cercana que conozca […]. La incapacidad gerencial de obra de los gobiernos en México es una vergüenza y retrato de la corrupción. Porque ingenieros hay, y muy buenos”. (sin embargo.com)