hqdefault1Redacción- 2015-05-26

Para el Departamento de Estado norteamericano, la intensidad de la problemática criminal en Jalisco fue “evidente” desde finales de 2013, cuando el Gobierno estatal empezó el desentierro de más de 70 cuerpos inhumados de manera clandestina en el municipio de La Barca, al sureste de Guadalajara, en la frontera con Michoacán.

Desde entonces, dice documentación pública de la dependencia citada, era claro que la importancia estratégica de la región estaba en aumento por la producción de metanfetamina; manufactura que depende de la importación de precursores químicos, sobre todo procedentes de Asia.

“Manzanillo, Colima, es el puerto comercial más grande en México y la mayor entrada para los precursores químicos. Los laboratorios de metanfetamina se han convertido en cosa común en la región que está entre Manzanillo y Guadalajara. La presencia de estos laboratorios ha hecho las zonas rurales cada vez más peligrosas para los viajeros”, dice el “Reporte de 2014 sobre Crimen y Seguridad” emitido por el Consulado de Estados Unidos con base en Guadalajara.
“Comprendiendo el valor estratégico de este territorio, varias organizaciones de crimen trasnacional se han establecido en la región y compiten por el territorio, resultando en el incremento de la violencia, la cual es más común en las zonas que el territorio de un grupo limita con el de otro”, agrega. Esta información aparece también en el reporte de 2015 emitido apenas el 2 de marzo pasado, cuando el Consulado agregó que el índice de violencia era alto y que “hay una mezcla de negocios legítimos con los de las organizaciones de tráfico de drogas que está resultado en incidentes esporádicos de secuestro y asesinatos”.

También, dice el reporte de 2015, que si bien Jalisco no es el estado con la mayor cantidad de homicidios, los asesinatos de alto impacto –70 funcionarios asesinados entre marzo de 2013 y septiembre de 2014, dice– han puesto de manifiesto la persistencia de la violencia en Jalisco. En ambas alertas, el Departamento de Estado atribuye la ola de criminalidad a las actividades del Cartel Jalisco Nueva Generación (CJNG), al cual atribuye el “control” de la entidad.

“Casi cada grupo importante del narcotráfico en México mantiene cierta presencia en Guadalajara, y es ampliamente rumorado que los líderes de los cárteles tienen a sus familias y sus negocios legítimos en la ciudad. Pero, pese a un ambiente relativamente permisivo para los altos capos, el cultivo, manufactura, transporte y distribución de drogas en el estado ha quedado predominantemente controlado por el Cartel de Jalisco Nueva Generación. Desde mediados de 2013, el CJNG y Los Caballeros Templarios sostuvieron un conflicto sobre todo a lo largo de la frontera entre Jalisco y Michoacán”, dicen tanto el reporte de 2014 como el de 2015.

La advertencia de Estados Unidos, destinada principalmente a sus ciudadanos residentes de esa zona consular (Jalisco, Colima, Nayarit y Aguascalientes) pero que es pública, se suma a la que también hicieron los empresarios de la entidad ante el Gobierno del Estado la noche del 30 de abril, horas antes de que, de acuerdo con la versión del gobierno federal, el rastreo de los integrantes del CJNG detonara enfrentamientos con ya más de 10 víctimas, 39 bloqueos de vías con unidades vehiculares incendiadas y, por primera vez en la historia de la guerra del narco en México, el derribo de un helicóptero de la Fuerza Aérea Mexicana.

“Analistas estiman que el número de crímenes sin reportar excede los reportados en Jalisco, Nayarit, Colima y Aguascalientes. Las investigaciones revelan que los grupo del tráfico de drogas son responsables por la gran mayoría de los crímenes violentos, particularmente homicidios y secuestros”, agrega el reporte de marzo pasado.ç

EL TERCER INFORME

Otro informe denominado “Jalisco, la amenaza del crimen organizado y las políticas públicas para conjurarla”, realizado por el Consejo Ciudadano para la Seguridad Pública y Justicia Penal, concluido el 20 de abril, también advirtió al Gobernador priista Aristóteles Sandoval Díaz sobre la creciente violencia en la entidad generada por la operación del CJNG. Según el documento, tan sólo en 2013, en el primer año de su mandato, se registraron casi 400 homicidios dolosos más que los que reportó la Fiscalía del Estado. Luego de comparar el número de averiguaciones previas por asesinato con actas de defunción por esta causa, encontró que, entre 2010 y 2013, en la entidad ocurrieron más de mil 200 homicidios dolosos que no aparecen en las estadísticas entregadas por el Gobierno local al Sistema Nacional de Seguridad Pública.

SinEmbargo tuvo acceso al documento. La cifra de mil 99 casos reportados por la Fiscalía en 2013, por tanto, contrasta con las mil 488 víctimas registradas por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi). Y si bien entre ambos conteos suele haber diferencias porque la Fiscalía cuenta averiguaciones y el Inegi personas, en los últimos años la brecha entre ambos resultados ha presentado una expansión constante.

UNA CEPA MILITARIZADA

En una publicación difunidida el viernes, Antônio Sampaio, analista del International Institute for Strategic Studies (IISS, por sus siglas en inglés), de Londres, advirtió que los hechos violentos que se han registrado en Jalisco desdea abril pasado deben tomarse como prueba de que este tipo de conflictos puede tener efectos “profundamente desestabilizadores”.

“Tal vez la consecuencia más dramática es la aparición de una cepa militarizada y agresiva de la delincuencia organizada. Este es un reto estratégico que no se limita a América Latina. Sudáfrica, Nigeria y Pakistán se encuentran entre muchos países fuera de América Latina que enfrentan graves amenazas de las redes criminales – algunos de los cuales tienen las armas en América Latina. La escalada en México y América Central debe ser vista como una llamada de atención para la comunidad internacional a tomar el reto de la violencia criminal en serio y cooperar con los países en desarrollo de todo el mundo para luchar contra él”, expresó en analista en su artículo “La criminalidad hiper violenta y sus efectos estratégicos en América Latina”.

Sinembargo.mx/ AGENCIA IMAGEN DEL GOLFO