Reyes
Rosalinda Morales

Xalapa- 2015-05-3114:15:09-

A una semana de las elecciones de este año 2015 en las que se renovará la Cámara de diputados, algunas gubernaturas y alcaldías el presbítero y vocero de la Arquidiócesis e Xalapa, José Manuel Suazo Reyes hizo una reflexión que compartió en la red social, expuso que se llega a estos comicios “en medio de una profunda crisis de credibilidad en las instituciones, los partidos políticos y muchos de sus representantes”.

Lamentó que las promesas de campaña no lograron crear un ambiente de confianza y esperanza que animara a los ciudadanos a entusiasmarse por un mejor futuro.

“Al parecer los partidos enfrentarán estos comicios con el voto asegurado de sus agremiados. Los candidatos conocen las necesidades de la gente, no solo las demandas sociales que llamaríamos típicas, también están enterados del hartazgo, los reclamos y los pendientes que desde hace mucho tiempo no han llegado, esperemos que se logren las autoridades que los ciudadanos necesitamos”.

Opinó que se está ante una sociedad indignada “porque las historias y narraciones de corrupción, impunidad, injusticia y cinismo siguen estando presentes en la cotidianeidad. La sociedad está lastimada por los altos índices de violencia, la pobreza de millones de mexicanos y los excesos de la clase política. El gobierno gasta mucho en infraestructura y hace muy poco. Se necesita un gobierno más austero y con mejores resultados. Los pobres y sus necesidades siguen siendo el gran negocio de los ambiciosos del poder”.

Ciertamente dijo, este estado de indignación no es el mejor escenario para nadie; nos resistimos a vivir ahí. La indignación genera indiferencia, apatía y hasta actitudes de violencia. “No podemos ni debemos quedarnos en la resignación, por ello necesitamos dar un paso a la participación. Los mexicanos podemos construir un país donde haya paz y progreso para todos”.
Sin embargo conminó a que por lo anterior este 7 de junio, “hay que salir a votar y participar en las elecciones. El abstencionismo no conduce a nada. No obstante que las propuestas y candidatos no sean del todo convincentes hay que participar. El voto es un derecho y un deber ciudadano. Hay que acudir a votar de forma responsable y libre. No hay que permitir que nadie compre la conciencia o lucre con la necesidad de los demás. Que no haya compra de votos a cabio de una despensa, dinero u otra cosa. Esas prácticas son las que han empobrecido más a nuestro país. Quien se preste o participe en esta forma de acaparar votos, comete un acto de injusticia y se vuelve cómplice de quien sólo busca su conveniencia”.

Añadió que la participación no se termina con el sufragio, y según la visión del religioso será necesario después ser protagonistas en la construcción de una mejor sociedad; habrá que exigir después de forma organizada y civilizada el cumplimiento de las promesas de campaña de quienes resulten legítimamente ganadores.

“Nos auguramos que las próximas elecciones se lleven a cabo de forma ordenada, civilizada y pacífica. Que se respete la voluntad de los ciudadanos. Que los funcionarios y candidatos mantengan un comportamiento ético, responsable y se distingan por la madurez política”, concluyó.

AGENCIA IMAGEN DEL GOLFO