En la inopia varias interrogantes cobran valor: ¿en qué hospital se hizo una compra millonaria de papel para impresora que no fue utilizado porque no era compatible con las copiadoras que se tenían? Una más: ¿En cuál hospital se adquirieron bolsas para hemodiálisis que nunca se usaron porque no acordaban con el equipo médico disponible? ¿Quiénes resultaron beneficiados por esos trámites? ¿La contraloría lo detectó? La última interrogante es de respuesta fácil. Lo único seguro es que los afectados fueron, como siempre, los más jodidos, los que buscan salud en el sector salud veracruzano.