Dificultades de flujo, le llama la rectora de la universidad veracruzana al retraso de las remesas que la secretaría de finanzas debe entregar a esa casa de estudios. La situación es grave por cuanto que al final los afectados empiezan a ser los empleados de la Universidad, ya que no están recibiendo con la debida oportunidad el pago de sus emolumentos.