Hasta qué grado gravita la sequía financiera sobre el gobierno del estado se manifiesta abiertamente en que se dé a conocer la posible bursatilización del recurso del 2 por ciento a la nómina, tal como lo anticipa el titular de ese fideicomiso, Gustavo Sousa Escamilla. Como suele suceder, el subterfugio base para la bursatilización será para “contar con recursos que permitan realizar acciones a beneficio de Veracruz” es el estribillo que se utiliza muy a menudo en estos casos”; e iterativo: “para hacer más obra y un programa más realista para no tener las contingencias económicas que hemos tenido actualmente. Es un proyecto que se está analizando y si es benéfico para Veracruz se aprobará”. Obviamente habrá de referirse a los diputados locales que, siempre obsecuentes, levantarán irreflexivamente la mano para de esta manera terminar de hipotecar el futuro de los recursos de Veracruz. Aunque Sousa Escamilla asegura que “no hay inconformidad de los representantes del sector empresarial y en general de quienes aportan por dicho impuesto”, esperaremos a saber qué dicen los interesados, ¿los plancharán?