El resultado sorprendió sólo a quienes se fueron con la finta de que iban a ver una pelea pareja, quizá los menos fanáticos esperaban un “empate” pare volver a otra“pelea” de desempate que llenara aún más las alforjas de ambos contendientes. Pero al final, los números hablan por sí: Floyd Mayweather Jr. venció a Manny Pacquiao por decisión unánime 118-110 y dos tarjetas de 116-112, tal fue siempre una verdad que no pudieron ver quienes fueron víctimas de la intensa campaña de promoción de una “pelea” totalmente mediática, que por cierto resultó un negocio redondo, tal como lo planearon sus organizadores. Difícilmente habrá una pelea de revancha, los números no la respaldarían. Hasta otra “pelea del milenio”, que realmente lo fue a juzgar por los rendimientos económicos que se obtuvieron.