El empresariado de la zona sur de la entidad considera que hay regiones, como en el norte de Veracruz, en donde “ya no es posible trabajar debido al asedio de las bandas delincuenciales”. Las fuertes inversiones que Pemex tiene proyectadas para exploración y extracción de la ronda 1 corren un grave riesgo si no se consigue mayor seguridad. Según la calificadora Moody’s Investors Service, los estados de Campeche, Chiapas, Tabasco, Tamaulipas y Veracruz recibirán mayores ingresos petroleros a mediano plazo. En el sur de Veracruz se reeditará un nuevo “boom” en la petroquímica con el nuevo complejo que impulsan Braskem-Idesa con una inversión de 4 mil 441 millones de dólares. Pero a los empresarios preocupa el grado de inseguridad en la zona y exigen al gobierno una mayor y más efectiva atención al problema pues ya se pagan los derechos de piso y cuotas especiales de seguridad que van desde 10 a 30 mil pesos mensuales, cuando menos.