¿Qué ocurriría en el seno de muchísimas comunidades mexicanas sin las remesas que envían a nuestro país los paisanos que tuvieron que emigrar a otras latitudes? Y es que ese dinero alivia cuando se derrama en pueblos y villas que a duras penas van sobreviviendo; por lo pronto las remesas aumentaron 7.6% durante marzo pues fueron de 2,257.8 millones de dólares, cifra la más alta registrada desde mayo de 2012. El acumulado de los primeros tres meses del año es de 5,727.2 millones de dólares, que hace un promedio de 311.3 dólares por cada trabajador. Esto es debido a que en la economía estadounidense se ha producido un notable crecimiento del empleo; según Bancomer huno un aumento de 150 mil puestos para migrantes en las manufacturas, 105 mil en el comercio, 95 mil en la agricultura y 65 mil en servicios profesionales.