Tal asegura el candidato independiente por Xalapa, Eduardo de la Torre Jaramillo, que atribuye ese “convencimiento” al hartazgo social respecto de los malos gobiernos. Tal vez no carezca de razón, aunque desde otra perspectiva quizá lo que convence es la figura de candidatos que nada tengan que ver con los partidos políticos, porque en lo que corresponde a los candidatos llamados independientes levantan más dudas que certezas sobre si son del gobierno o efectivamente representan una genuina opción para el cambio social y político.